Castillos y elementos de carácter militar

En el interior del Parque Regional y zonas adyacentes se localizan diversos ejemplos de elementos de carácter militar que forman dos grandes grupos. Por un lado están las fortificaciones erigidas durante la Edad Media y por otro los elementos pertenecientes a la Guerra Civil española (1936-39).

Dentro del primer grupo se puede citar el castillo de Rivas de Jarama, cuyas ruinas se ubican en las inmediaciones de la ermita-santuario del Cristo de Rivas, en un cerro de forma alargada que domina el valle del río Jarama, dentro del término municipal de Rivas-Vaciamadrid. Esta fortificación dataría de época islámica, a juzgar por los materiales cerámicos recuperados en el lugar. El desplazamiento de la frontera cristiana hacia el sur le hizo perder importancia y en el siglo XVI el castillo ya se encontraba arruinado. En la actualidad únicamente subsisten algunos restos del foso y de un aljibe. Peor suerte corrió el castillo de Cervera, situado al norte del casco urbano de Mejorada del Campo, que fue destruido al instalarse una cantera de áridos en la zona.

La torre de Pinto se encuentra entre el casco urbano del pueblo y la estación de ferrocarril. Es una esbelta construcción de planta rectangular construida con sillarejo calizo que alcanza los 30 metros de altura. Probablemente fue levantada en las primeras décadas del siglo XV por los duques de Arévalo, señores de Pinto. Durante el siglo XVI sirvió de prisión a varios personajes como la princesa de Éboli, que permaneció recluida en la torre durante algunos meses. El edificio fue rehabilitado por la duquesa de Pastrana a mediados del siglo pasado, momento en que se introdujeron algunas modificaciones en sus fachadas.

Las fortificaciones de la Guerra Civil española se reparten por numerosos parajes dentro de los términos de Rivas-Vaciamadrid, Arganda del Rey, Getafe, San Martín de la Vega, Ciempozuelos, Titulcia y Aranjuez, donde aún subsisten extensas líneas de trincheras, diversos tipos de fortificaciones levantadas con hormigón o piedra local y profundos refugios excavados en el terreno calizo de la zona. Dentro de la zona abarcada por el Parque del Sureste se desarrolló durante el mes de febrero de 1937 la denominada «Batalla del Jarama», una ofensiva nacionalista cuyo objetivo era el corte de la carretera de Valencia, vía de comunicación que en aquellos momentos era vital para garantizar el abastecimiento del Madrid republicano.