Puentes históricos

En el interior del propio Parque y en puntos adyacentes se encuentran una serie de interesantes puentes históricos. Los más antiguos son el Puente de Viveros, próximo a San Fernando de Henares y el Puente Largo de Aranjuez, ambos de piedra, construidos en el siglo XVIII para salvar el curso del Jarama. El resto son puentes metálicos levantados entre finales del siglo XIX y principios del XX a lo largo de este mismo río para sustituir obras anteriores, comunicar poblaciones que antes contaban únicamente con barcas para salvar su cauce o dar servicio a líneas de ferrocarril. El puente de Mejorada del Campo fue construido en 1922 en el paraje donde antes se encontraba la antigua barca empleada para cruzar el río por el vado de «Arrebatacardos»; el puente de Arganda, sustituyó a sendos puentes de madera y hierro construidos en la primera mitad del siglo XIX que resultaron dañados por las riadas. El puente del ferrocarril Madrid-Arganda, levantado a principios del siglo XX, está situado a la altura de la finca El Piul, en La Poveda. Su construcción se vincula a la ampliación hasta Arganda de la línea de Ferrocarril Madrid-Vaciamadrid.